El fenómeno dj

La música electrónica vive un gran momentoEl dj tradicional que ponía música en fiestas pinchando discos o casetes ya es parte del pasado. Actualmente el dj es un artista y no sólo un selector de música y se ha transformado en una verdadera estrella, como las antiguas y actuales estrellas de rock. Los dj más afamados del mundo cobran varios miles de euros por una sesión de música, y gustan de una vida sofisticada acorde a las rentas y a la fama.

El fenónemo de los DJ

Todo comenzó en la radio

Las actuales estrellas de la música electrónica deben su origen a la radio. La primera vez que un controlador de radio escogía música pregrabada para difundirla a sus auditores, se remonta a 1909. Un adolescente de 16 años, llamado Ray Newby, se convirtió de este modo en el padre de todos los dj. Aunque Newby no llegó a ser una estrella, tiene el galardón de haber iniciado la actividad, en la cálida California.

Largos años de música envasada

Por años, la actividad de un dj era pinchar música envasada en eventos, radios, fiestas o clubes. En general, se trataba de música de artistas de moda, por lo cual se pinchaba básicamente pop y rock. En este sentido, la tarea principal del dj, era la que hoy se conoce como “selector”. La capacidad básica, era encontrar un buen repertorio. Por lo tanto, el talento musical del dj no estaba orientado tanto a la creación, como a la identificación de música que gustara al público. Un buen dj debía ser antes que todo un buen auditor, con sentido musical y de la moda, para mantener al día los gustos variables del consumidor musical, en una industria que sorprende a cada instante con nuevos éxitos, al mismo tiempo que los ve pasar con fugacidad.

Dj a partir de los años 70

Todo comenzó a cambiar a partir de fines de la década de los 70. Ingresa en la escena musical, un nuevo concepto ligado a la cultura tecnológica. Esta tendencia se tradujo en el surgimiento del “house”, y con él, de una serie de estilos que fueron conformando lo que hoy se conoce como música electrónica. La década de los 80 y 90 consagró diversos géneros electrónicos, y las capacidades técnicas de los nuevos ordenadores permitieron, que el dj fuese no sólo un selector; sino un creador de sonidos nuevos. Desde este nuevo rol, el dj salta al estrellato.

Grandes festivales de música en Europa

Los festivales de música europeos mantienen la industria musical europeaEuropa se ha convertido en un gran escenario musical en los últimos años. El fenómeno norteamericano de las grandes giras y los grandes espectáculos ha saltado el charco y hoy en día en el viejo continente se pueden encontrar cada año todo tipo de conciertos que se preparan como si fuera el último.

Festivales de música en europa

Gran despliegue de medios para el concierto músical

Atrás quedaron los años de las giras esporádicas, de los conciertos íntimos, de los musicales pequeños. Europa se ha convertido en un mercado a explotar ciertamente, y las discográficas y los organizadores de los eventos están explorando y de qué manera al viejo continente. Cuando llega el verano, y a veces también fuera de temporada, se pueden encontrar en Europa todo tipo de conciertos, cuyos medios técnicos parecen auténticos espectáculos de luz y sonido, y que casi siempre se anuncia en base a la potencia que va a generar. Hoy en día la medición de si un espectáculo es bueno o no se hace en función de la cantidad de watios que va a generar. Las grandes bandas se han apuntado a este fenómeno y todas recorren las capitales europeas en busca de sus seguidores.

Fácil desplazamiento para acudir a los mejores conciertos de música

Lo que antes era una cosa que podían hacer unas pocas personas, que era desplazarse con facilidad por Europa, hoy en día se ha extendido a todos los ciudadanos de los países miembros, y los ciudadanos se mueven de una manera casi sistemática por los países. Lo que antes era ir a la capital para ver conciertos, ahora significa trasladarse más allá de las fronteras propias y se toma como algo posible, que entra dentro de lo real. De ahí que quienes conciben estos conciertos como espectáculos ya no tengan que fraccionar sus esfuerzos en eventos en cada país sino que muchas veces se concentran en crear uno, dos o tres megaconciertos en las principales capitales europeas, porque saben que será el público quien se desplace y no ellos quienes deben acudir al público.