El fenómeno dj

La música electrónica vive un gran momentoEl dj tradicional que ponía música en fiestas pinchando discos o casetes ya es parte del pasado. Actualmente el dj es un artista y no sólo un selector de música y se ha transformado en una verdadera estrella, como las antiguas y actuales estrellas de rock. Los dj más afamados del mundo cobran varios miles de euros por una sesión de música, y gustan de una vida sofisticada acorde a las rentas y a la fama.

El fenónemo de los DJ

Todo comenzó en la radio

Las actuales estrellas de la música electrónica deben su origen a la radio. La primera vez que un controlador de radio escogía música pregrabada para difundirla a sus auditores, se remonta a 1909. Un adolescente de 16 años, llamado Ray Newby, se convirtió de este modo en el padre de todos los dj. Aunque Newby no llegó a ser una estrella, tiene el galardón de haber iniciado la actividad, en la cálida California.

Largos años de música envasada

Por años, la actividad de un dj era pinchar música envasada en eventos, radios, fiestas o clubes. En general, se trataba de música de artistas de moda, por lo cual se pinchaba básicamente pop y rock. En este sentido, la tarea principal del dj, era la que hoy se conoce como “selector”. La capacidad básica, era encontrar un buen repertorio. Por lo tanto, el talento musical del dj no estaba orientado tanto a la creación, como a la identificación de música que gustara al público. Un buen dj debía ser antes que todo un buen auditor, con sentido musical y de la moda, para mantener al día los gustos variables del consumidor musical, en una industria que sorprende a cada instante con nuevos éxitos, al mismo tiempo que los ve pasar con fugacidad.

Dj a partir de los años 70

Todo comenzó a cambiar a partir de fines de la década de los 70. Ingresa en la escena musical, un nuevo concepto ligado a la cultura tecnológica. Esta tendencia se tradujo en el surgimiento del “house”, y con él, de una serie de estilos que fueron conformando lo que hoy se conoce como música electrónica. La década de los 80 y 90 consagró diversos géneros electrónicos, y las capacidades técnicas de los nuevos ordenadores permitieron, que el dj fuese no sólo un selector; sino un creador de sonidos nuevos. Desde este nuevo rol, el dj salta al estrellato.